Milán, el glamour italiano al alcance de todos

02/Jan/2019

Si hay una ciudad en el mundo que está preparada para complacer a todos los públicos y que cuenta con puntos de interés que es recomendable visitar alguna vez durante nuestras vidas, esa desde luego que es Milán. Situada al norte de Italia, Milán es una gran ciudad que cuenta con alicientes para toda la familia, por lo que puede despertar el interés tanto por el público más joven, como por el público adulto, haciendo que todo el mundo pueda disfrutar de la ciudad y mucho mejor si desde luego es en compañía.

Milán cuenta con todos los requisitos que debe de reunir una gran ciudad, como es una gran cantidad de actividades diferentes y lugares que visitar y con una historia bastante importante como buena parte del vestigio del Imperio Romano. En Milán por tanto, nos encontraremos con una mezcla de historia y de modernidad, en donde podremos disfrutar perfectamente de la cultura italiana en aspectos desde los más tradicionales, hasta otros aspectos como los gastronómicos.

 

La catedral de Milán 

Si Milán es conocida por algo más allá de su grandeza, es por la importante catedral con la que cuenta. La catedral de Milán, también conocida como el Duomo es, sin lugar a exagerar, una de las más bonitas de todo el mundo y por lo tanto, una visita completamente indispensable si realizas un viaje a esta ciudad. Se trata de una catedral de estilo gótico que se empezó a construir a finales del siglo XIV y cuya construcción tardó hasta cinco siglos para verse finalizada. Toda esta cantidad de tiempo, se explica debido a la inmensidad del edificio y a su impresionante decoración en donde destaca la fachada exterior de mármol blanco rosado y su terraza con pináculos de diferentes estatuas.

Su interior no es menos impresionante y dentro del mismo se puede contemplar la estatua del apóstol Bartolomé, además de un altar de mármol de estilo renacentista. Uno de los secretos mejor guardados de esta catedral, es que posee uno de los clavos que se clavaron en la cruz de Cristo durante su crucifixión, sin lugar a dudas, un auténtico tesoro de la humanidad y una excusa perfecta para conocer un poco más acerca de la historia de la religión.

Además de esto, en la catedral de Milán destacan otros aspectos como es su cripta o su tesoro, así como otro de sus tesoros más ocultos, que es la antigua iglesia de Santa Tecla, cuyos restos se encuentran debajo de la catedral. En definitiva, no faltan razones para llevar a cabo una visita a esta catedral en donde finalmente y después de tanta visita, te puedes relajar con sus impresionantes vistas desde la terraza de la misma, en donde vislumbrarás una impresionante visión de la ciudad.

 

Las iglesias también reclaman su protagonismo

Además de la catedral, otros edificios religiosos son de un gran interés por parte de la ciudad, como es la iglesia Santa María Delle Grazie en donde su visita se encuentra completamente justificada si quieres disfrutar de uno de los cuadros más famosos de la historia de la humanidad, La Última Cena. Este cuadro de Leonardo da Vinci ha sido inspiración para muchos genios de aquella época y también de la nuestra, en torno al cual han surgido todo tipo de obras literarias y también cinematográficas, aludiendo a los múltiples secretos que se cree que guarda. De esta forma, no existe una mejor manera de ir a comprobar dichos secretos, pudiendo disfrutar del cuadro en primera persona, una de las obras más importantes de la humanidad.

 

De compras por Milán

En Milán no todo son iglesias y catedrales y como hemos destacado en un principio, es una ciudad abierta a todos los públicos en donde la oferta en cuanto a contenido y actividades, consigue llenar la atención de todo tipo visitantes. En este sentido, otro de los lugares más emblemáticos de la ciudad y en donde te puedes dar un paseo para desconectar de tanta iglesia mientras realizas unas cuantas compras, es la Galería Vittorio Emanuele II.

Esta galería está dedicada a uno de los reyes más importantes que ha tenido Italia a lo largo de su historia, quien da nombre a la propia galería. En ella, nos podemos encontrar un montón de tiendas de altas firmas, por lo que podremos encontrar productos de primera calidad y por supuesto, que están completamente a la moda si somos capaces de rascarnos un poco el bolsillo. Si Milán es conocida como la ciudad de la moda, precisamente es debido a lugares como el de estas galerías en donde podrás encontrar lo último en cuanto a ropa y complementos se refiere.

La galería en sí derrocha puro glamour y es que se encuentra diseñada en forma de cruz y destaca una gran cúpula de cristal que cubre la misma, uniendo la plaza del Duomo con la de La Scala, dos de las plazas más importantes de la ciudad, por lo que nos encontramos en un lugar de paso bastante transitado en donde también tendremos tiempo de poder comer algo debido a las terrazas que tiene. Sin duda, es un buen momento para disfrutar de la gastronomía italiana en sus terrazas o si no te gusta, puedes ir al McDonalds’s que se encuentra en ella que tampoco estará exento del lujo que rebosa la galería.

 

De paseo por Milán  

Ahora que has llenado el estómago, tal vez quieras bajar un poco la comida y para ello Milán, cuenta con varios barrios interesantes en donde te podrías perder durante horas, disfrutando de sus edificios tan singulares. Uno de estos lugares, sería la Piazza Mercanti, uno de esos sitios con historia en donde basta con poner un pie en ellos y poder transportarte al pasado gracias a la ambientación de sus edificios.

Por lo demás, si quieres desconectar de la ciudad, también Milán cuenta con parques importantes como el Parque Sempione en donde podrás disfrutar de la naturaleza, relajándote y paseando por sus jardines, perdiéndote entre la multitud de sus árboles. En definitiva, como se puede ver, Milán es una de las ciudades más fáciles de poder disfrutar en compañía. Se trata de un pequeño tesoro de Italia en donde tendremos acceso a todo tipo de contenido, desde ocio, a cultura, pudiendo disfrutar de una enorme cantidad de tiendas y restaurantes para poder disfrutar un poco de la cultura local y de las costumbres del país.

Además, quitando las tiendas de las galerías que se encuentran dedicadas a la moda, Milán es una ciudad urbanita que cuenta con unos precios bastante asequibles. Al no disfrutar de un turismo tan específico como puede ser Roma, resulta mucho más económica a la hora de planificar un viaje, no solo en términos de museos y demás, si no cuando estamos hablando de vivir el día a día en la ciudad, como por ejemplo en las tiendas o los restaurantes. Por lo tanto, tal vez debas de incluir a Milán como un posible destino de cara a tus futuras vacaciones y visitar todos estos lugares de los que te hemos hablado para que puedas comprobar por ti mismo, la majestuosidad y la grandeza de todos y de cada uno de ellos.

En 2fortrip hemos hecho nuestro primer viaje con destino Milán, lo editaremos muy pronto y te lo contamos. ¿Y tu, ya tienes destino para ir acompañad@? Regístrate, viaja y disfruta de la mejor compañía!