Viajar a Kioto, belleza y Patrimonio de la Humanidad

04/Feb/2019

Si te encuentras planeando un viaje y no se te ocurre donde ir, te proponemos un destino turístico muy interesante del que además de aprender mucho acerca de la cultura japonesa, guardarás un grato recuerdo para el resto de tu vida. Ese lugar es nada más y nada menos que Kioto, uno de los lugares con más encanto de Japón y que se disfruta mucho más en compañía.

Kioto es un destino perfecto para empaparse de la cultura japonesa y es que es una ciudad perfecta que ha sabido combinar las culturas y tradiciones más antiguas con las comodidades y la modernidad de hoy en día, por lo que resulta perfecta para viajar y conocer un lugar, repleto de belleza.

Kioto cuenta con cientos de maravillas y además es una ciudad perfecta para disfrutarla durante cualquier época del año, por lo que es estupenda tanto para un viaje por San Valentín, como unas vacaciones de verano o una escapada en invierno. Cada época del año guarda su encanto en particular y en Kioto encontrarás actividades y cultura independientemente de cuando vayas.

Para ayudarte a descubrir lo que puedes encontrar en Kioto, vamos a presentarte algunos de los lugares más característicos de la ciudad para que puedas ver lo que te espera.

 

El Templo Fushimi Inari-taisha

Japón es un país que se encuentra repleto de templos allá por donde vayas. Uno de los más importantes, se encuentra en Kioto y es el Templo de Fushimi Inari-taisha. Este templo de visita obligada, fue construido durante el siglo VIII en honor a la diosa del arroz.

Uno de los elementos más característicos del templo y que lo convierten en famoso, son los miles de toris de color rojo y naranja que se encuentran en la base de la montaña Inari, formando un camino de 4 kilómetros. La razón de que haya tantos, es que han sido donados por particulares para que el dios Inari les sonría.

 

Ryoan-ji

Ryoan-ji también es conocido como el Templo del Dragón Calmado. Seguimos nuestra andadura en Kioto con toro de sus templos más importantes y en este caso, el motivo es que alberga uno de los jardines Zen más famosos que puedes encontrarte en todo Japón.

El templo se encuentra en un enclave perfecto en la naturaleza, lo que lo convierte en un lugar perfecto para la meditación. De esta forma, puedes perderte entre su abundante vegetación y observar la naturaleza o la armonía de sus piedras.

 

Bosque de bambú de Arashiyama

En Kioto no todo van a ser templos. Si te ha parecido interesante el enclave en donde se encuentra Ryoan-ji, es porque te gusta la naturaleza y si esto es así, seguro que disfrutas de una visita al bosque de Bambú de Arashiyama.

Como bien indica su nombre, se trata de un bosque de bambú en donde puedes encontrar más de 50 variedades del mismo que se encuentran perfectamente alineadas una tras otra como si se tratase de una intrincada obra de ingeniería.

Se trata de un bosque realmente impresionante que solo se puede disfrutar en un país como Japón y en donde te puedes asombrar con algunos ejemplares que llegan a medir más de 20 metros de altura. Pese a que el bosque tampoco es muy grande, resulta un espectáculo de la naturaleza, sobre todo estar en el mismo en diferentes momentos del día como puede ser el amanecer o el anochecer.

 

Camino de la filosofía

Si el paseo por el bosque de bambú se te ha quedado corto, te proponemos otro paseo, el del camino de la filosofía, en donde dependiendo de la época del año en que visites la ciudad, podrás disfrutar de otro de los espectáculos dignos de la cultura japonesa, el cerezo el flor.

Este recorrido cuenta con 2.5 kilómetros y debe su nombre al filósofo japonés Nishida Kitaro que siempre meditaba en este lugar antes de dar clases en la universidad.

A lo largo del camino, además de poder disfrutar de la naturaleza, también lo podrás hacer de diferentes templos y santuarios, además de varias tiendas de artesanía y cafeterías en donde podrás tomar algún refrigerio o comprar un bonito recuerdo de tu visita a Kioto.

 

Barrio de Higashiyama

El barrio de Higashiyama conserva el honor de tener las calles de Sannenzaka y Ninenzaka, que se encuentran rodeadas de casas tradicionales japonesas hechas de madera.

Pasear por estas calles, es un auténtico viaje en el tiempo a la cultura tradicional japonesa y disfrutar en primera persona de algunos de sus comercios, completamente reformados para la ocasión. Si te gustan las películas de samuráis, en estas calles podrás sentirte como uno auténtico.

 

Gastronomía japonesa

La gastronomía de un país, siempre es algo de lo que se debe de disfrutar en cada visita y Kioto es una ciudad estupenda para poder conocer los secretos de la gastronomía japonesa.

Si ya de por si todas estas visitas resultan interesantes en compañía, conocer nuevos platos y saborear las costumbres japonesas, sabe mucho mejor con los amigos o la familia. Además de la propia gastronomía, en este apartado tenemos que resaltar también la ceremonia del té.

En Kioto, existen muchos establecimientos que llevan esta ceremonia a cabo, por lo que es una forma perfecta de conocer más de cerca esta elaborada ceremonia y la importancia que otorgan los japoneses al té.

Con lo que respecta a la comida, deberías de probar algunos de los platos más típicos del país, como por ejemplo el sushi, el ramen o el tonkatsu, platos bastante complicados de disfrutar en nuestro país y que pese a que podamos encontrar algún restaurante que nos lo ofrezca cerca de casa, es imposible igualar ni los materiales ni la fabricación con la que lo vas a encontrar en Kioto.

 

En definitiva, tienes muchos aspectos que conocer en Kioto para poder disfrutar en compañía. Lugares y actividades para todos los gustos, con los que poder disfrutar de una ciudad muy amable con el turista y en la que resulta imposible conocer todo en un mismo día. Principalmente por este motivo, estamos seguros de que repetirás tu visita más adelante.